THE ATTORNEY GENERAL OF TEXAS
Ken Paxton

Wednesday, August 6, 2014

Texas y Otros 41 Estados Logran Acuerdo de $35 millones con Fabricante Farmacéutico

AUSTIN – El Procurador General de Texas Greg Abbott, en coordinación  con otros 41 procuradores generales estatales, lograron un acuerdo de $35 millones de dólares con el fabricante farmacéutico Wyeth Pharamaceuticals Inc., una subsidiaria en propiedad absoluta de Pfizer Inc. El acuerdo resuelve una investigación multiestatal contra Wyeth por ilícitamente promocionar su fármaco inmunosupresor Rapamune.

Bajo el acuerdo de resolución, Pfizer debe pagarle al Estado de Texas una suma de 2.387 millones de dólares. El acuerdo prescribe que 1.591 millones de dólares de los fondos del acuerdo sean pagados al Fondo de Ingreso General o al Fondo Judicial de la Corte Suprema, según sea apropiado, conforme al Código Gubernamental de Texas Sección 402.007. Los fondos restantes reembolsarán los gastos legales del Estado.
 

State of Texas vs. Wyeth Pharmaceuticals

Según la investigación de los estados, Wyeth violó las leyes estatales de protección al consumidor al inadecuadamente representar los usos y atributos de Rapamune. Las leyes estatales y federales generalmente prohíben a los fabricantes farmacéuticos hacer promoción publicitaria de sus fármacos para usos "no etiquetados" que no hayan sido aprobados por el departamento federal de Administración de Alimentos y Drogas (Food and Drug Administration, FDA).

El dictamen de hoy requiere que Pfizer asegure que sus prácticas de comercialización y de promoción publicitaria no promuevan ilícitamente a Rapamune o cualquier producto de Pfizer. Entre los términos, el dictamen le prohíbe a Pfizer las siguientes acciones:

  • Hacer declaraciones falsas, confusas o engañosas sobre cualquier producto de Pfizer;
  • Promocionar o distribuir información describiendo cualquier uso que no es etiquetado ni aprobado para un producto de Pfizer;
  • Proveer muestras de productos de Pfizer a profesionales médicos de quienes se puede esperar que receten el producto mostrado para usos “no etiquetados”, en lugar de para usos aprobados por la FDA;
  • Buscar incluir a Rapamune en protocolos de hospital u órdenes permanentes para indicaciones que no hayan sido aprobadas por la FDA; y
  • Buscar influir que sea recetada Rapamune en hospitales o centros de trasplante en cualquier manera (incluyendo a través de fondos para pruebas clínicas) que no cumpla con la ley federal contra sobornos.

Texas y Oregon dirigieron el Comité Ejecutivo, que también incluye los procuradores generales de California, Florida, Illinois, Maryland, Nueva York, Carolina del Norte y Pensilvania.

Participantes adicionales en el acuerdo son: Alabama, Arizona, Arkansas, Colorado, Delaware, Distrito de Columbia, Georgia, Hawaii, Indiana, Iowa, Kansas, Kentucky, Louisiana, Maine, Massachusetts, Michigan, Minnesota, Mississippi, Missouri, Nebraska, Nevada, Nueva Hampshire, Nueva Jersey, Nuevo México, Dakota del Norte, Ohio, Oklahoma, Dakota del Sur, Tennessee, Utah, Virginia, Washington, y Wisconsin.