04/11/05

Printer Friendly

El Procurador General Abbott entabla demanda para ponerle un alto a estafa de compra de casas que se enfocaba en consumidores hispanos en el área de Dallas

DALLAS – El Procurador General Greg Abbott hoy anunció que ha tomado acción legal para ponerle un alto a una estafa de compra de casas que supuestamente se enfocó en consumidores hispanos y les robó miles de dólares. La demanda, presentada bajo la Ley de Texas Contra Prácticas Empresariales Engañosas (Texas Deceptive Trade Practices Act) acusa a la empresa FCI Equities, con sede en Dallas, y a varias personas de ser parte de una estafa relacionada a la venta de casas sin títulos de propiedad válidos.

La demanda también nombra a José Menjarez, un hombre de Dallas que supuestamente se hizo pasar por abogado para ofrecerle servicios legales a las víctimas de dicha estafa.

Demanda contra FCI Equities et al. (Haga clic para ver)


Apuntes informales para llevar a cabo transacciones de bienes raíces
(Haga clic para engrandecer)


“Es una vergüenza que los estafadores exploten los sueños de consumidores que quieren establecerse en Texas. Los estafadodes se aprovechan del hecho que a menudo sus víctimas desconocen el proceso de compra de una casa”, dijo el Procurador General Abbott. “Las estafas de compra de casas como ésta son una flagrante violación de las leyes y estoy decidido a erradicarlas”.

La demanda del Procurador General alega que FCI Equities y demás acusados le dijeron a sus clientes, que en su mayoría eran inmigrantes hispanos, que podían comprar casas en el área de Dallas a precios entre 20,000 y 40,000 dólares. Supuestamente la estafa se realizó bajo la dirección de Freddrick Ray Cartwright, quien tiene direcciones de residencia en Dallas y Mansfield, y fue realizada por Jose Demetrio Murrugarra de Dallas.

Murrugarra supuestamente conoció a la mayoría de las víctimas por medio de su restaurante mexicano. Él convenció a los consumidores de que él y los demás acusados eran dueños de todas las propiedades que ofrecían y les entregarían un título válido al concluir la venta. Las ventas a menudo se realizaban con rapidez y utilizando acuerdos escritos a mano. La compra de las casas, la mayoría de las cuales están en el área de Oak Cliff en Dallas, generalmente se realizaba pagando en efectivo por las viviendas.

Después de que los consumidores compraran las casas descubrieron que sus títulos no eran válidos porque los bancos habían iniciado la ejecución de la hipoteca, las casas habían sido declaradas inhabitables, o tenían embargos preventivos porque se debían deudas que a menudo superaban el valor de mercado de la propiedad. Como resultado de ésto, los consumidores fueron desalojados de las casas que creían haber comprado legalmente. La demanda alega que Cartwright, Murrugarra y los demás participantes en la estafa sabían que los títulos no eran válidos cuando vendieron las propiedades.

Cuando los consumidores enfrentaron a Murrugara o a Cartwright sobre la validez de los títulos y les exigieron reembolsos, los acusados ignoraron las preocupaciones de sus clientes o les hicieron la falsa promesa de que les entregarían un título válido. Los acusados nunca le entregaron reembolsos a ninguno de los consumidores.

Además, en la misma acción la Procuraduría General acusa a José Menjarez de ejercer leyes sin la licencia necesaria. Aunque la demanda no alega que haya estado involucrado directamente en la estafa de FCI Equities, sí acusa a Menjarez de aprovecharse de las víctimas de la estafa ofreciéndose a manejar los casos legales contra Murragurra y los demás involucrados a través de su grupo Centro de Asesoría y Liderazgo Latino Americano. Menjarez supuestamente le cobraba 700 dólares a cada consumidor por escribir declaraciones juradas legales relacionadas a la estafa de bienes raíces y al presentarse en la corte con los consumidores que estaban tratando de impedir la ejecución de sus hipotecas.

El Sr. Ferman Cuadros, quien le pagó a Murrugarra 25,000 dólares por la compra de una casa en Oak Cliff en 2004, acompañó al Procurador General Abbott en la rueda de prensa para anunciar la demanda. Después de que el Sr. Cuadros había gastado otros 10,000 a 12,000 dólares para remodelar y reparar la casa, recibió un aviso de desalojo porque la Ciudad de Dallas había declarado la propiedad inhabitable. El Sr. Cuadros se quejó con Murrugarra pero no logró obtener un reembolso o ningún tipo de restitución.


Ferman Cuadros pagó $25,000 por esta casa en Ewing Ave.
(Haga click para ver una imagen más grande)


El Sr. Cuadros dijo que entonces se le acercó Menjarez, quien se presentó como abogado y se ofreció a manejar el caso contra Murrugarra si le pagaba 700 dólares. En lugar de pagarle a Menjarez el Sr. Cuadros se dirigió a la Procuraduría General.

Otros que se nombran en la demanda en conexión con FCI Equities son Bettie Sue Bailey, que tiene una dirección de negocios en Duncanville, Francis Carroll de Dallas, y R.I.C.H. Business and Building Systems de Dallas. El Procurador General busca obtener órdenes judiciales contra los acusados de realizar la estafa de venta de casas y contra Menjarez, al igual que restitución y la pena máxima de 20,000 dólares por cada violación a la Ley de Texas Contra Prácticas Empresariales Engañosas.

Los consumidores que crean que han sido víctimas de una estafa deben reportarlo a la Procuraduría General al 1-800-252-8011. La línea de ayuda es bilingüe.
Revised: