Las personas de edad avanzada tienen derecho a vivir libres del abuso, descuido y explotación.

El abuso incluye aislamiento involuntario, intimidación, humillación, acoso, amenazas de castigo, privación, golpear, bofetear, pellizcar, patear, cualquier tipo de castigo corporal, agresión sexual, coacción sexual, acoso sexual, maltrato verbal, o cualquier lenguaje oral, escrito, o gestos que incluye términos despreciativos o despectivos, sin importar la habilidad de la persona de escuchar o entender.

Descuido significa que una persona que cuida del anciano o anciana no proporciona los bienes o servicios, como servicios médicos, que son necesarios para evitar perjuicio o dolor, ya sea físico o emocional.

La explotación incluye a personas al cargo del cuidado que ilícitamente usan los recursos de una persona mayor para obtener beneficios, ganancias o adquisiciones monetarios o personales. Las personas mayores quizás necesiten ayuda con sus finanzas, pero a menos que le den el control a otra persona, tienen el mismo derecho que cualquier otra persona de recibir, gastar, invertir, ahorrar o regalar su dinero. Un familiar, "amigo", o casa para convalecientes no puede tomar el control del dinero de un adulto de edad avanzada sin su permiso.

Si usted está sufriendo maltrato o sospecha que alguien está siendo maltratado, no se quede callado. Si usted se entera de un acto específico de maltrato, descuido o explotación, por ley tiene que reportarlo.

El abuso físico y mental existe en muchas diferentes formas. Si cree que usted o una persona que conoce está sufriendo abuso físico o mental y está en peligro inmediato, por favor llame al 9-1-1 o a su agencia de ley local.

Si la víctima está en una casa para convalecientes o en una instalación de vida asistida, o en su propia casa y depende de un proveedor de servicios médicos en casa, llame gratis al Departamento Estatal de Servicios de Salud al (800) 458-9858.

Si la víctima es residente de una clínica de servicio médico a largo plazo que recibe fondos de Medicaid, reporte el abuso, descuido o explotación a la Unidad de la Procuraduría General Contra el Fraude al Medicaid al (800) 252-8011.

Usted puede reportar el abuso de una persona de edad avanzada que no está en una instalación de servicios médicos al departamento de Servicios de Protección de Adultos al (800) 252-5400.