La Oficina del Abogado General es responsable por supervisar y aprobar todo litigio de apelaciones para el Estado de Texas y por asegurar que el estado tome posturas legales consistentes. La Oficina del Abogado General determina cuáles divisiones de la Procuraduría General deberían manejar las apelaciones en las cuales el estado es parte. La Oficina del Abogado General es responsable por administrar las apelaciones consideradas de mayor importancia para los intereses de Texas y el desarrollo del derecho federal y estatal.