El Procurador General Ken Paxton dio esta declaración después de recibir noticias del horrible tiroteo en Odessa, Texas:

 

"Me horroriza ver que un acto sin sentido aterroriza a la buena gente del área del Permian Basin. Gracias a los valientes socorristas locales y estatales que trabajaron rápidamente para detener este ataque malvado. He pedido a mi división de aplicación de la ley y a mi equipo de servicios de víctimas del crimen que ayuden de cualquier manera necesaria. Por favor, únase a Angela y a mí mientras oramos por consuelo para aquellos que han sido impactados por este acto violento".