En momentos personas en Texas luchan por recuperarse de las vastas inundaciones debido a la tormenta tropical Imelda, el Procurador General Ken Paxton advirte a los residentes del sureste de Texas que la ley estatal prohíbe el aumento de precios a raíz de un desastre declarado.

 

"Cualquier persona o negocio que venda artículos de primera necesidad debe saber que la ley les prohíbe aumentar desproporcionadamente precios durante o después de un desastre", dijo el Procurador General Paxton. "Mi oficina trabajará agresivamente para evitar que haya estafas durante desastres y está dispuesta a procesar judicialmente a cualquier negocio que especule con los precios y se aproveche de la reconstrucción y recuperación de los tejanos."

 

El gobernador Greg Abbott emitió una declaración de desastre para los condados de Brazoria, Chambers, Galveston, Hardin, Harris, Jasper, Jefferson, Liberty, Matagorda, Montgomery, Newton, Orange y San Jacinto. Según la ley estatal, una vez que el gobernador emite una declaración, se prohíbe a los vendedores cobrar precios exorbitantes por artículos de primera necesidad como agua potable, alimentos, baterías, generadores, remolque, ropa, suministros médicos, alojamiento, trabajos de reparación y combustible durante y después de la crisis.

 

Actualmente, la declaración de desastre provocada por el daño generalizado causado por las inundaciones sólo es efectiva en los 13 condados nombrados. El aumento de precios es ilegal, y una declaración de desastre desencadena penas más severas bajo la Ley de Prácticas Comerciales Engañosas de Texas.

 

Los tejanos de los condados afectados que crean que han encontrado un aumento de precios excesivo  deben llamar a la línea de quejas gratuitas de la Oficina del Procurador General al (800) 621-0508 o presentar una queja en línea al www.texasattorneygeneral.gov .