AUSTIN – El Procurador General Ken Paxton hoy escribió una carta a los miembros del Consejo de la ciudad de San Antonio y al alcalde de la misma, informándoles que ha iniciado una investigación sobre la decisión de la ciudad de excluir a Chick-fil-A de un contrato de concesión recomendado por el personal de la ciudad. En una carta separada, también pidió a la Secretaria del Departamento Federal de Transporte Elaine Chao abrir una investigación en torno a las posibles violaciones de la ley federal y regulaciones del Departamento de Transporte por parte de la ciudad de San Antonio al prohibirle a Chick-fil-A operar un restaurante en el aeropuerto de San Antonio en base a las creencias religiosas de la compañía. El jueves pasado, el Consejo de San Antonio voto por quitar a Chick-fil-A de un nuevo contrato de concesión en el aeropuerto, citando las creencias religiosas de los dueños de Chick-fil-A.

"La decisión de la ciudad de San Antonio de excluir a un respetado proveedor en base a las creencias religiosas asociadas con esa empresa y sus propietarios va en contra y de la tolerancia," dijo el Procurador General Paxton.  "La decisión discriminatoria de la ciudad no sólo está fuera del marco de valores de Texas, sino que es incompatible con la Constitución y la ley de Texas."

La Primera Enmienda protege a las personas y empresas privadas de las restricciones gubernamentales que afecten sus puntos de vista religiosos o estado religioso. Además, los reglamentos federales que regulan los fondos destinados a subvenciones para el aeropuerto de San Antonio prohíben la discriminación religiosa.

Para ver la carta, haga clic aquí.