AUSTIN – En representación del Procurador General de Texas Ken Paxton y el Gobernador Greg Abbott, el Subprocurador General Matthew Frederick hoy presento la defensa al tradicional sistema de Colegio Electoral ante la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de los Estados Unidos, argumentando que el método actual de Texas de nombrar electores presidenciales se apega al mandato de la Constitución de los Estados Unidos  que establece que "cada estado nombrará, en la manera que la Legislatura lo determine, un número de electores, igual al número de senadores y representantes a los que el estado puede tener derecho en el Congreso." Texas asigna a todos los electores presidenciales del estado al candidato presidencial que recibe la mayor cantidad de votos en una elección a nivel estatal, un método que se remonta a la primera elección presidencial y que se utiliza en todos menos dos estados hoy en día.

 

"Sólo una enmienda a la Constitución puede cambiar o eliminar este sistema de elecciones presidenciales estable y exitoso diseñado por nuestros Fundadores. El Colegio Electoral ha estado en constante uso desde 1789, y la Constitución claramente permite a los estados nombrar electores según las instrucciones de la Legislatura", dijo el Procurador General Paxton. "Texas y los otros 47 estados que seleccionaron el método de adjudicación de todos los votos electorales están operando en pleno cumplimiento de la Constitución. Este desafío al sistema de Colegio Electoral no es sólo infundado, sino que amenaza con destruir el marco de nuestro proceso electoral".

 

Hace casi 50 años, la Corte Suprema de los Estados Unidos confirmó una decisión que rechazaba el argumento de que el sistema de adjudicación total del voto electoral es inconstitucional. Hace un año, el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en San Antonio desestimó una demanda que impugnaba el sistema del Colegio Electoral, encontrando que el método de Texas para nombrar a los electores no niega a ninguna persona un voto igualmente ponderado ni niega los derechos de asociación o expresión de la Primera Enmienda de ningún votante. El proceso electoral en Texas es libre, justo y lícito.