AUSTIN – El Procurador General de Texas Ken Paxton aplaudió hoy la determinación de la Séptima Corte de Apelaciones en Amarillo, Texas que permite al estado enjuiciar a Erika Lozano-Pelayo por múltiples cargos de fraude electoral que resultaron en dos acusaciones formales. Lozano-Pelayo fue acusada de proporcionar información falsa en las solicitudes de boleta de votación por correo y de hacer que se proporcionara información intencionalmente engañosa en esas solicitudes.

“Aquellos que violan nuestras leyes electorales no solo roban un voto de otro ciudadano, sino que destruyen la confianza de su comunidad en el proceso democrático. Las papeletas de votación por correo están destinadas a proteger los derechos de voto de los tejanos que no pueden viajar a los lugares de votación, pero los criminales explotan este proceso para alterar los votos a través de la manipulación y el engaño", dijo el Procurador General Paxton. "Quienes incurren en fraude amenazan la viabilidad de nuestras elecciones democráticas y deben ser capturados y procesados, agradezco a la Séptima Corte de Apelaciones por reenviar este caso a corte para juicio y que el estado pueda hacer lo debido.”  

Sin los motivos adecuados para hacerlo, el tribunal de primera instancia anuló anteriormente parte de las acusaciones de Lozano-Pelayo.  Impidió al estado alegar y probar que cometió múltiples actos delictivos durante una sola elección y redujo los dos cargos de delitos graves a delitos menores, aunque Lozano-Pelayo no ha presentado al tribunal ningún motivo para reducir los cargos en su contra.

 

En su dictamen, el Séptimo Tribunal de Apelaciones dictaminó que el tribunal de primera instancia incurrió en error al anular las múltiples acusaciones contra Lozano-Pelayo de que cometió fraude electoral y al aminorar los cargos tornándolos en delitos menores. Bajo las leyes electorales de Texas, el estado tiene el deber de procesar cada violación electoral y considerar violaciones y repetidos patrones de comportamiento del mismo infractor.