El Procurador General Ken Paxton defendió hoy los estándares federales existentes para mantener las condenas penales. Los argumentos de hoy en la Corte de Apelaciones del 5º Circuito pretenden sostener sin cambios las normas jurídicas que mantienen al confeso pedófilo Ricky Langley en prisión por el asesinato de un niño de seis años. Aligerar los estándares para los delincuentes anulando sus convicciones podría subvertir procedimientos necesarios de justicia penal y podría en riesgo la seguridad pública.

 

"Los tribunales no deberían cambiar la ley y permitir que a un hombre declarado culpable de asesinar a un niño salga libre", dijo el Procurador General Paxton. "La corte de Luisiana actuó justamente y de acuerdo con lo establecido por la ley federal cuando declaró culpable y condenó a Langley por este horrible crimen. Confío en que la corte federal protegerá y preservará nuestro sistema de justicia penal y continuará responsabilizando a los criminales peligrosos, violentos por sus crímenes."

 

Langley ha sido juzgado y condenado tres veces por el homicidio de un niño de seis años y está ahora tratando de escapar de su prisión alegando que la corte de Luisiana violó normas federales cuando permitió que un jurado determinara que él especialmente intento matar o causar gran daño físico al niño. La Procuraduría General de Texas sostuvo hoy que el tipo de alivio legal que Langley busca es un "protector contra condiciones extremas de mal funcionamiento" de la corte y que no aplica en este caso.