AUSTIN – El Procurador General Ken Paxton anunció hoy que la 2nd Corte de Apelaciones de Texas confirmó la condena de fraude de votantes del 2017 impuesta a Rosa María Ortega. Un jurado del Condado de Tarrant de 10 mujeres y dos hombres declaró culpable de votar ilegalmente a Ortega y la condenó a ocho años de cárcel.

 

A pesar de la evidencia en contra de Ortega de que había votado ilegalmente por más de 10 años, el estado de Texas le ofreció el mínimo castigo por el delito – dos años de supervisión comunitaria, no prisión y ninguna condición especial. En cambio, escogió voluntariamente ir a un juicio con jurado.

 

En el juicio, los fiscales demostraron que al mismo tiempo que Ortega afirmaba falsamente ser un ciudadano de Estados Unidos para efectos de la votación, ella informo a las autoridades que era un extranjero residente para fines de obtener una licencia de conducir. Las pruebas refutan el reclamo de Ortega de que cometió un error inocente.

 

Los fiscales presentaron las pruebas al jurado de que Ortega ilegalmente se registró para votar en el año 2002 y votó en cuatro elecciones en el Condado de Dallas. Los fiscales mostraron que cuando Ortega se trasladó del Condado de Dallas para el Condado de Tarrant en 2014, correctamente indico que no era un ciudadano de Estados Unidos en su formulario de registro de votación, entonces el condado le informó por escrito que ella no podía votar. Sin embargo, Ortega solicito nuevamente registrarse para votar, esta vez insistiendo falsamente que era ciudadana de Estados Unidos. Ella votó ilegalmente cinco veces entre 2004 y 2014.

 

"Este caso subraya la importancia que Texas deposita en la institución del voto y el sagrado principio de que cada voto de ciudadano debe contar", dijo el Procurador General Paxton. "Responsabilizaremos a aquellos que afirman falsamente elegibilidad y deliberadamente socavan el proceso electoral en Texas."

 

Tras probar su caso, los fiscales no recomendaron un plazo específico de tiempo de prisión para Ortega, pero en cambio dejaron la condena en manos del jurado. El juez dio instrucciones sobre el tipo de condena para el delito que Ortega cometió – un delito grave de segundo grado – que puede ser de dos hasta 20 años, o hasta 10 años de libertad condicional. La corte también dio instrucciones al jurado sobre el asesoramiento estándar que existe de libertad anticipada a través de la libertad condicional.

 

Aunque Ortega fue condenada a ocho años de cárcel por votar ilegalmente, ella es elegible – bajo la ley de libertad condicional de Texas para este tipo de delito – a que le reconozcan tiempo servido, tiempo por trabajo y tiempo extra, haciéndola potencialmente elegible para libertad condicional en menos de 12 meses.